Get Adobe Flash player

La cantidad de montañas que existen en México permiten que los lagos y lagunas sean de los más bellos espacios naturales de recreo y diversión. Una gran parte de la historia de México está escrita en lo que fueron y son sus lagos, que si pudieran hablar... contarían su propia versión de los hechos. Lo cierto es que por ellos ha pasado un gran número de especies de flora y fauna, muchas de las cuales se conservan hasta ahora, proporcionando la posibilidad de disfrutar al máximo de ellas a través del excursionismo y campismo, así como una gran variedad de deportes acuáticos como el ski, el veleo y la pesca deportiva.

 

Las lagunas de Montebello, en Chiapas, han sido reconocidas como las lagunas más bellas de México, pues todo este escenario transporta al visitante a una gran quietud, a un asombro que invita a adentrarse por la selva hasta encontrar otros más, no menos bellos, como son las cascadas. Aquí, en Chiapas, se encuentran las Cascadas de Agua Azul, llamadas así precisamente por el juego de tonos entre azules y verdes esmeraldas que, en tiempo de secas, hacen el más hermoso de los paisajes; hay cascadas impetuosas como éstas y cascadas sencillas como las llamadas cola de caballo en varias partes de norte del país.

 

Los litorales de México hacia el Océano Pacífico y al Golfo han sido propicios para la formación de lagunas y barras como las de Veracruz y Guerrero, que son lugares ideales para acampar y pasar días en contacto con la naturaleza y con los lugareños, quienes ponen un especial sabor al ambiente. Algunas zonas costeras donde se encuentran importantes lagunas que han sido declaradas como santuarios de aves silvestres, la flora, aunque es variada, casi siempre es tropical, y también está protegida. La fotografía y el vídeo son las actividades obligadas en las lagunas, sobre todo al amanecer, cuando las aves emprenden su cotidiano vuelo, espectáculo que nunca deberá perderse. Las zonas pantanosas son de especial cuidado, ya que existe un buen número de lagartos a los que es recomendable no provocar. Si usted desea visitar algunas lagunas de noche, le sugerimos contactar a un guía especializado; las visitas nocturnas tienen su encanto, pero siempre en compañía de expertos. Algunos lagos y lagunas cuentan con cabañas para disfrutar de inigualables atardeceres, cuando se oculta el sol y observar el regreso de las aves se torna en algo maravilloso.