Get Adobe Flash player

Avanzadas culturas han marcado a México, y en un pasado presente aún, sus variados vestigios se ubican en la región montañosa central, desde la costa del océano Pacífico hasta la Península de Yucatán, con muchas construcciones casi intactas.

La arqueología mexicana es el adorno de México que realza la variada belleza de este país.

Cuando el mundo piensa en arqueología mexicana, un nombre sobresale: Los Aztecas, quienes fueron los guerreros más avezados del mundo prehispánico; el centro de su cultura estuvo ubicado en la gran Tenochtitlán, hoy ciudad de México, ciudad flotante construida en un lago rodeado de una gran cantidad de canales. La Plaza de las Tres Culturas es el sitio identificado como la más grande plaza comercial de esos tiempos, además de ser testigo también del México colonial y del México moderno. La Pirámide del Sol en Teotihuacán es las más importante de las construcciones prehispánicas del centro del país y fue construida por los Toltecas. Tula es también otro sitio Tolteca, donde los famosos Atlantes, inmóviles guerreros de piedra, permanecen como testigos del paso del tiempo. Cerca de la ciudad de México se encuentra Cholula, con sus altas pirámides y cientos de sitios ceremoniales y de oración llamados nichos.

Por la parte del Golfo de México, se encuentra el nicho de otra civilización mesoamericana, los Olmecas. El parque de La Venta en el estado de Tabasco contiene muestras muy definidas del pasado, las famosas Cabezas Colosales Olmecas, talladas en piedra maciza de color oscuro, con un peso aproximado de 20 toneladas. El Tajín es otro sitio significativo de la cultura Olmeca, con su célebre Pirámide de los Nichos.

En Oaxaca se encuentra Monte Albán, con un edificio orientado a manera de observatorio, posiciona por los lados extrañas figuras de piedra semejantes a hombres bailando. Cerca de ahí está Mitla, centro ceremonial de las culturas Mixteca y Zapoteca que cuenta con representativos mosaicos de simbólicas serpientes.

Pero en el sureste, la influencia de la cultura Maya es predominante. Dueños de vastos terrenos de la Península de Yucatán, los yucatecos conservan las ruinas de una de las más avanzadas civilizaciones. Dentro de la tupida selva de la sierra de Chiapas, se encuentra Palenque, uno de los más misteriosos remanentes mayas. Aquí, en el Templo de las Inscripciones, se puede ver la marca del solsticio de invierno. Se ha encontrado un gran número de cámaras de entierro y tumbas, inclusive una que, por la talla de su sarcófago, se le llama el astronauta, creyendo algunos que vino del espacio exterior. Muy cerca de este sitio se encuentra Bonampak, donde Mayas y Olmecas se enfrentaron, haciendo de este lugar un victorioso sitio maya, según lo relatan los frescos ahí encontrados. Uxmal es otro importante sitio maya donde se encuentra la Pirámide del Mago; y, cerca de ahí, Kabáh con sus edificios delicadamente decorados y sus pozos de aceite que, al encenderse por las noches, ofrecían un increíble espectáculo de luz.

Los Mayas han sido reconocidos por su gusto a la astronomía, y Chichén Itzá como centro de esta ciencia. Aquí se encuentra el Palacio de las Columnas, el Observatorio El Caracol y el Juego de la Pelota, donde los perdedores se entregaban a los dioses. Ahí, la pirámide de Kukulkán es famosa por la sombra que proyecta en forma de serpiente, cuando el sol está en equinoccio cada 21 de septiembre, y la serpiente parece avanzar sigilosamente. Este lugar es punto de reunión de miles de personas que se congregan ese día., al igual que en la pirámide del Sol en Teotihuacán, con la creencia de que absorben energía especial que desciende del cielo. Tulúm, mágico sitio prehispánico, semeja una fortaleza frente al mar que servía como referencia a los marinos mayas; otros sitios similares en el caribe mexicano son Xcaret y Akumal.

En las zonas arqueológicas de México parece que el tiempo se detuvo, porque el pasado todavía está presente. Hoy, descendientes directos de los Mayas viven en México y Centroamérica, y descendientes de las diversas civilizaciones que habitaron el resto del país, hacen que estos vestigios cobren significado para un pueblo con un pasado reciente.